Brics: un nuevo súper actor económico y geopolítico

Brics: un nuevo súper actor económico y geopolítico

Los analistas sostienen que para 2050 el grupo de las potencias mundiales emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (Brics) se habrá convertido en el actor económico dominante en el mundo, destronando al Grupo de los Siete (G-7) que es el club de las naciones más ricas y está integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón.

El acrónimo BRIC fue acuñado en 2001 y estaba compuesto por Brasil, Rusia, India y China. Sudáfrica se unió al grupo en el 2010, por lo que la sigla se volvió Brics.

Los países Brics  se constituyeron formalmente como una “coalición blanda” en mayo de 2008.

Se estima que en 2012 serán responsables del 56 por ciento del crecimiento global cuando el G7 será apenas responsable por el 9 por ciento del crecimiento.

Se predice que China e India, respectivamente, serán los proveedores globales dominantes de tecnología y servicios, mientras que el Brasil y Rusia llegarán a ser dominantes como proveedores de materias primas y los mayores surtidores de materiales y alimentos del mundo actual.

Los llamados mercados emergentes están tomando rápidamente el control como el motor clave de la economía mundial. El tamaño colectivo de los Brics es cerca del 25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global.

Según el BM (2010), para fines de 2030 los países Brics tendrán el 40 por ciento de la población mundial, el 32 por ciento del PIB mundial, el 38 por ciento de las exportaciones del mundo y el 36 por ciento de las importaciones mundiales. Para 2015, el yuan que es la moneda China se convertirá en una de las tres principales monedas globales, junto al dólar y al euro.

Apenas algunos años atrás, estos países eran considerados desde la perspectiva europea como países emergentes; pero los tiempos cambian rápidamente. Para el Banco Internacional de Inversiones Goldman Sachs, el Brics superará hasta el año 2030 el PIB de todas las economías desarrolladas.

El grupo ya se ha convertido en una poderosa asociación de las principales economías emergentes con miras a integrar a otros países como Corea del Sur, Indonesia y Vietnam. México también ha expresado su deseo de ser parte.

El autor es Doctor en Ciencias Económicas. Docente de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” y de la Universidad Mayor de San Simón.

Dificultades de los países Brics

El grupo de las potencias mundiales emergentes, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS)  ha sido criticado desde su establecimiento, ya que suele tener problemas para encontrar una causa común para cuatro continentes diferentes con economías, sistemas de gobierno y prioridades radicalmente distintas.

Otros detractores sugieren que BRICS no es más que una sigla bonita para designar a las cinco mayores economías emergentes; pero que nada en términos prácticos los une, aparte de que todos son potencialmente grandes mercados. Dos son economías basadas en fabricación y grandes exportadores, China e India, y los otros dos son fundamentalmente exportadores de recursos naturales y en menor escala industriales, Brasil y Rusia. Dos tienen poblaciones en crecimiento, Brasil e India, pero dos sufren de poblaciones que se encogen, China y Rusia. Dos son democracias consolidadas, Brasil e India, una es una cuasi-democracia, Rusia, y uno es un estado comunista, China. Todos excepto Brasil, por ahora, tienen armas nucleares. Sudáfrica tiene un desarrollo muy heterogéneo.

Los países del BRICS tienen poblaciones grandes de gente empobrecida, especialmente India y China. Esto impide el progreso y limita las finanzas de gobierno, aumenta el malestar social y limita el desarrollo potencial del mercado doméstico.

Según sus principales críticos, China tiene problemas internos, Rusia luce cada vez más europea, Brasil no puede sacudirse sus amarras latinoamericanas e India tiene serios problemas para tratar con sus vecinos.

Fuente: Los tiempos.