Ganan los curtidores poco con exportación

Ganan los curtidores poco con exportación

A pesar de que el ramo de pieles, cueros y sus manufacturas es el que ha tenido mayor tasa de crecimiento en exportaciones en Jalisco, los curtidores locales no se han visto beneficiados de la situación.

Esto se debe a que los ganaderos envían el cuerdo crudo a curtir a la zona de El Bajío, y posteriormente éste es exportado, explicó Jesús Ángel Álvarez, propietario de la Tenería Xóchitl en Guadalajara.

“Ahora ya sucede que los ganaderos dan a curtir sus cueros y ellos los exportan, entonces los dan a curtir a León y nosotros (los curtidores de Jalisco) nada más nos quedamos viendo”, mencionó.

El empresario comentó que las curtidurías de aquella ciudad tienen la capacidad de reducir sus costos y ser más competitivas que las de Jalisco, pues aquí en su mayoría son micro y pequeñas empresas.

De acuerdo con datos del Sistema de Información Jalisco (Seijal), de enero a julio de este año las exportaciones del sector fueron de 34 millones 648 mil dólares, un incremento del 161 por ciento respecto a los 13 millones 513 mil reportados en el mismo periodo del año pasado; sin embargo, los curtidores del Estado no han reportado grandes ganancias.

Anteriormente, sus principales clientes estaban en la industria del calzado, pero debido a que ya se utilizan más materiales sintéticos en sus productos, ahora están en busca de otros nichos para sobrevivir.

“Tenemos que reconvertirnos, no es fácil. Pero mira, por ejemplo, estamos atacando los nichos de mercado de la marroquinería, que buscan la exportación”, comentó Álvarez.

Precisamente, agregó, uno de los segmentos que está creciendo es el automotriz, pero requiere inversiones para mejorar procesos, lo que costaría alrededor de 700 mil euros sólo en cuanto a maquinaria, dijo el propietario de Tenería Xóchitl.

Incluso la baja demanda en la industria del calzado ha provocado que empresas hayan perdido plazas laborales, como es el cado de la Tenería María Estela Silva Velázquez, que tuvo que reducir su plantilla laboral a 20 personas, cuando hace cinco años contaba con 40.

Para tratar de sobrevivir y revertir una disminución en las ventas de alrededor de 40 por ciento en los últimos cinco años, este negocio ha optado por buscar nueva clientela en sectores como el mueblero.

“Desde hace dos años, yo atiendo a la industria del mueble también, ese segmento también está muy fuerte para el mercado local, ya que aquí en Guadalajara la fabricación de mueble es muy fuerte”, dijo.

Noé Larios Jiménez, quien es presidente de la Cámara Regional de la Industria de la Curtiduría de Jalisco, comentó que otro factor que ha lastimado su ramo es la escasez de materia prima, lo que provocó que el precio del cuero se haya duplicado en el último año.

Actualmente, el kilo del insumo ronda entre los 24 y 26 pesos, y antes se comercializaba en 14 pesos.

En Jalisco existen 90 empresas de curtiduría que generan alrededor de 4 mil 500 empleos directos. Sin embargo, en los últimos 10 años alrededor de 30 han cerrado.

“Hubo una depuración de curtidurías por diferentes motivos, unas se fueron a Guanajuato, otras cerraron por cuestiones de mercado y otras que cerraron por no ser tan rentables y tener la dificultad de conseguir el insumo”, indicó Larios Jiménez.

Fuente: El Mural