Impone barreras País a servicios

Impone barreras País a servicios

México es el tercer país de América Latina que más restricciones impone al comercio de servicios, según el Banco Mundial (BM).Por sus barreras para que extranjeros ofrezcan proveeduría en transporte, telecomunicaciones y servicios profesionales, el BM evaluó al País con 29.5 puntos sobre 100.

En el Índice de Restricciones al Comercio en Servicios, elaborado por dicha institución y que recopila datos entre 2008 y 2011 en cinco indicadores, se asigna una calificación entre el 0, donde no hay obstáculos, y el 100, donde es completamente cerrado.

Por encima de México sólo se encuentran Panamá, con 47.8 puntos, y Venezuela, con 35.

Bradford Jensen, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Georgetown y socio del Instituto Peterson de Economía Internacional, explicó que las economías con restricciones al comercio de servicios no comprenden que pueden ser beneficiadas por tener proveedores extranjeros.

Usualmente, agregó, se parte de la idea de que las importaciones son negativas como tales.

La restricción más severa de México es en transportación, con 61.5 puntos, el más alto en América Latina para este indicador que abarca tráfico aéreo de personas, embarques marítimos, trenes y carreteras ofrecidos por proveedores extranjeros.

En prestación de servicios profesionales por extranjeros a México, la evaluación es de 42.5 puntos, mientras que en oferta de telecomunicaciones, tanto fijas como móviles, de 37.5 puntos.

En servicios financieros y banca, las restricciones de México son menores, con una calificación de 15.3, y en distribución para ventas al menudeo no hay ningún impedimento (calificación 0).

Para Jensen, imponer restricciones al comercio en servicios no es buena idea, porque las necesidades de crecimiento pueden requerir de opciones más sofisticadas que las que se pueden conseguir a nivel local y tener la oportunidad de elegir la mejor opción es siempre lo óptimo.

Sin embargo, reconoció que es relativamente lógico que las economías tengan razones legítimas para proteger el sector servicios, puesto que están directamente asociados con la generación de empleos y en consecuencia se crean ciertas restricciones para aislar la competencia.

A diferencia de la inversión extranjera directa (IED), en donde se colocan capitales a largo plazo en otro país y donde las actividades de esa empresa adquieren carácter de transacciones nacionales, puesto que se instalan en la economía receptora, en el comercio internacional de servicios no hay asentamiento de la compañía ofertante, sino sólo transacción entre fronteras.

Según el índice del BM, Chile, Brasil, Argentina y Ecuador son menos restrictivos que México, con calificación de 23.4, 22.5, 17 y 6 puntos, respectivamente.

Fuente: Reforma