Inicia México su era como importador de turbosina

Inicia México su era como importador de turbosina

La tendencia se mantendrá al menos hasta 2026, prevé la Sener.

Hasta 2011, México había sido autosuficiente en la producción de turbosina para cubrir la demanda del sector aéreo nacional, pero a partir de este año han comenzado a registrarse las primeras importaciones, tendencia que se mantendrá de manera creciente hasta 2026.

De acuerdo con la prospectiva de petrolíferos de la Secretaría de Energía (Sener), la compra de este combustible al extranjero alcanzará un promedio anual de 28.7 por ciento en los próximos años, derivado de la creciente actividad aeronáutica en el país.

Según la dependencia, se producen 60 mil barriles diarios del combustible, no obstante, dicha cifra es inferior a los 60 mil 900 barriles que se requieren para cubrir la demanda.

Aun cuando los trabajos realizados en los complejos refinadores permitirán un incremento promedio anual de 1.5 en la fabricación de este petrolífero, hacia 2026 apenas alcanzará los 70 mil 400 barriles al día, lo que significarán 30 mil 800 menos respecto a lo que se requerirá.

Y es que, revela el documento, “a partir de 2012 la cantidad producida de turbosina será insuficiente para cubrir los requerimientos de demanda”, esto a pesar de las reconfiguraciones en las refinerías y la construcción del nuevo complejo Bicentenario en Tula.

Es así que la Sener prevé que las importaciones de turbosina mostrarán una tendencia ascendente, al pasar de 0.9 miles de barriles diarios de combustible comprado en el extranjero en 2012 a 30.8 miles de barriles al día hacia 2026.

“El incremento en la demanda de este energético por parte del sector aéreo será la razón principal de este aumento en las importaciones, y en consecuencia, del déficit comercial”, señala el documento.

Petróleos Mexicanos, a través de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, es el único organismo que puede comercializar el combustible al sector aéreo nacional e internacional que opera en las diferentes terminales aéreas del país.

“Este comportamiento será resultado de una mayor actividad comercial. Se espera que las operaciones de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se incrementen”.

Asimismo, se presentará una ampliación y modernización de la infraestructura aeroportuaria, con el desarrollo de aeropuertos regionales, mejora en su interconexión y terminales especializadas en carga aérea.

“Finalmente, las aerolíneas tanto nacionales como internacionales han anunciado planes de incorporar aviones nuevos, inaugurar nuevos destinos e incrementar la frecuencia de los mismos”.

Es así que la Sener espera registrar un aumento promedio de 4 por ciento en el consumo de la turbosina, de tal forma que pasará de 64 mil barriles diarios en 2012 a por lo menos 101 mil 200 barriles por día en 15 años.

En 15 años, Tula producirá 45.4 por ciento del volumen total de turbosina y presentará un crecimiento medio anual de 2.2 por ciento. La refinería de Salina Cruz aportará 17 por ciento. No obstante, durante el periodo prospectivo se espera una reducción anual de 1.9 por ciento, ya que en 2013 su producción disminuirá y se mantendrá constante en 12 mil barriles por día.

Mientras que Salamanca y Cadereyta mantendrán una producción de 15.6 y 8.4 por ciento respectivamente.

Fuente: Milenio