México y Estados Unidos buscan salida al conflicto del tomate

México y Estados Unidos buscan salida al conflicto del tomate

El secretario de Economía, Bruno Ferrari, viajará mañana a Washington para dialogar con la secretaria de Comercio y el representante comercial de Estados Unidos, Rebecca Blank y Ron Kirk, respectivamente, a fin de que pronto se resuelva mantener el acuerdo para exportar tomate (rojo) mexicano a EU en condiciones preferenciales.

“Queremos una respuesta o un planteamiento por parte de las autoridades de Estados Unidos. Sería muy serio si no llegáramos a una solución de este tipo. Esto significaría un problema comercial de los más serios. Es fundamental que este problema se resuelva lo antes posible”, dijo Ferrari.

De no llegarse a un acuerdo, señaló, los consumidores de EU podrían pagar entre tres y cinco veces más el precio del tomate, porque gracias al Acuerdo de Suspensión los exportadores mexicanos pueden enviar el producto a un menor precio.

También en México habría problemas, afirmó, porque son 360 mil personas las que dependen directamente de la producción de esa hortaliza.

“Es exclusivamente a discutir ese tema por lo que yo voy, o sea, es tan importante que voy específicamente a eso”, dijo al término de la presentación del libro Reflexiones sobre la política comercial internacional de México 2006-2012.

Consideró que las elecciones presidenciales en EU pudieron retrasar la contestación al planteamiento hecho por México. “Entendemos que hayan tenido sus presiones, pero necesitamos que den respuesta lo antes posible.”

A mediados de octubre pasado, el gobierno mexicano presentó una propuesta a las autoridades de Estados Unidos que permitiría mantener los precios mínimos de referencia en la exportación de tomate mexicano, con la variante de que se incrementarían los precios entre 18.4 y 24.56 por ciento.

También se estableció la variable adicional de diferenciar los precios para la agricultura en campo abierto y en hortalizas.

Ello, como respuesta a la decisión del 27 de septiembre pasado del gobierno estadounidense de querer terminar con el Acuerdo de Suspensión, vigente desde 1996, por el cual el 85 por ciento del tomate mexicano que se exporta entra bajo un monto mínimo de referencia en dos periodos distintos.

El problema fue que a partir de la determinación de las autoridades de EU, se inició la investigación por antidumping. Los productores agrícolas y el gobierno mexicanos entregaron pruebas y argumentos al Departamento de Comercio de EU, pues se hablaba de que el fallo final se daría a principios de diciembre.

Por ahora sigue vigente el Acuerdo de Suspensión, en espera de que se resuelva este diferendo que inició porque los tomateros de Florida -entre ellos Florida Tomato Exchange, Florida Tomato Grower Exchange, Florida Fruit and Vegetable Association, Florida Farm Bureau Federation- pidieron terminar con el acuerdo e imponer cuotas compensatorias a ese alimento.

Las exportaciones de tomate de México a Estados Unidos casi se triplicaron de 1996 al 2011, de 580.4 millones a mil 878 millones de dólares, gracias al convenio bilateral.

Fuente: El Financiero.