Se avecina fuerte “tormenta” económica

Se avecina fuerte “tormenta” económica

La industria siderúrgica expresó su preocupación porque se avecina una fuerte “tormenta” para la que debe prepararse a fin de no salir tan dañada, debido a la combinación de factores externos e internos como la desaceleración económica mundial y la competencia desleal que enfrentan con China.

Raúl Gutiérrez Muguerza, presidente de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), explicó que en la parte externa hay un debilitamiento de la economía china, una desaceleración que es mayor a la de los demás países emergentes y un incremento de sus inventarios, por lo que buscará aumentar sus exportaciones.

Además está el caso de Europa, que se está debilitando y cuyo consumo ha bajado, por lo que el foco para todas las exportaciones chinas “evidentemente somos nosotros, y el gran peligro para nosotros es que los chinos pretenderán colocar en México sus productos por debajo de su valor de mercado normal”.

También están bajando los precios de transportación marítima, y al haber una alineación de costos bajos en transportación e inventarios se va configurando un escenario de tormenta perfecta para las economías emergentes, alertó el expresidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hiero y el Acero (Canacero).

En lo que corresponde a la parte interna, el mayor reto que se tiene es poder articular una serie de acciones horizontales y verticales de política pública con autoridades para que podamos competir en mejores circunstancias.

Los acereros no están pidiendo subsidios ni trato preferencial ni proteccionismo como se entendía en los años setenta, aseveró en entrevista con EL FINANCIERO antes de que diera inicio la 53 edición del Congreso de la Alacero, en Santiago de Chile.

Sin embargo, parece que hoy así lo entienden algunas autoridades o lo tienen como referente, pero sólo se solicita una apertura inteligente y negociada, remató.

Méritos propios

La industria siderúrgica del país ha logrado mantenerse en los mercados local y externo, no por las acciones que ha puesto en marcha la Secretaría de Economía (SE), como la desgravación unilateral o la reducción de aranceles, sino por las inversiones que ha realizado y seguirá haciendo para mantenerse entre las más competitivas, aseveró.

El plan de inversión del sector de 2010 a 2015 se estima en 11 mil 500 millones de dólares.

Las principales inversiones involucran la ampliación productiva de algunas firmas como TAMSA en Veracruz, la construcción de nuevas plantas por parte de Deacero y Termiun, y el incremento de capacidad de laminación y aceración de AHMSA.

Aceptó que la industria acerera mexicana compite de manera muy exitosa en otras regiones del mundo, pero en el mercado local cada vez le es más difícil, por la entrada de productos asiáticos, sobre todo de origen chino, a precios dumping o por debajo de su valor real.

Lo que debe hacer el gobierno es contar con una visión de largo plazo. De nada sirve ver únicamente una fotografía instantánea sobre si en 2011 creció la producción, porque las inversiones en el sector son inversiones que están calculadas a muy largo plazo y los retornos son lentos.

Desde hace dos años, la industria ha pretendido trabajar con el gobierno de Felipe Calderón una visión de largo plazo, que permita que las inversiones que hoy están comprometidas pudieran ser tres o cuatro veces más, pero no se ha logrado.

El Congreso de Alacero reunirá a los líderes de la cadena de valor de acero de toda América Latina, donde se discutirán los riesgos del sector y las soluciones para el largo plazo.

Fuente: El Financiero